domingo, 2 de febrero de 2020

NIÑOS BIEN EDUCADOS, QUE DIFICIL TAREA...

Hay voces que afirman que en casa se educa y en la escuela se enseña, sin embargo, también se dice que la educación pasa por la implicación de todos, que en los centros padres y madres tienen que trabajar conjuntamente con los maestros, formando un equipo un equipo. Esto exige que existan unas reglas de convivencia y educación, que se mantengan tanto dentro como fuera del colegio.

Normas sociales:

  1. En la hora de comer, hay que sentarse en la mesa
  2. Si tienes que decir algo utiliza un tono de voz adecuado
  3. Cumplir las nomas de seguridad, como ponerse el cinturón en el coche
  4. Tratar a los demás como nos gustaría que nos tratasen a uno mismo siendo amable y respetuoso
  5. Cumplir los horarios de casa, por ejemplo, volver a la hora acordada
  6. Tratar a los demás sin agresividad, sin pegar ni gritar
  7. No exigir cosas para comprar que no sean necesarias
  8. Esperar el turno de palabra antes de hablar
  9. Ser educado y cordial siempre
  10. Pedir permiso antes de coger cualquier objeto ajeno
  11. Saludar y despedirse siempre
  12. Dar las gracias y ser agradecido
  13. Compartir con los demás
  14. Escuchar con atención cuando te hablen
  15. Si te equivocas y haces daño a alguien, pedir disculpas

Buenos modales en la mesa:

  1. Lavarse las manos antes de las comidas.
  2. Sentarse con la espalda recta.
  3. No colocar los codos sobre la mesa.
  4. Colocarse la servilleta de manera adecuada sobre nuestro regazo.
  5. Tomar la comida completa antes de repetir.
  6. Colocarse correctamente aprovechando los espacios y sillas libres.
  7. Arrimarse a la mesa con cuidado, sin arrastrar con fuerza la silla.
  8. Servir la bebida antes de empezar.
  9. Ayudar a poner la mesa y también ofrecerse para recogerla al final.
  10. No comenzar hasta que todas las personas que están con nosotros tengan su plato servido.
  11. Si hay aperitivos, no coger el primero, esperar a que los demás escojan antes.
  12. No coger el último aperitivo que queda en una bandeja sin ofrecérselo a alguien.
  13. Masticar con la boca cerrada y no hablar con la boca llena.
  14. No hacer ruido al masticar.
  15. No sorber la sopa.
  16. No jugar con los cubiertos.
  17. No empujar con los dedos, sino con un trocito de pan.

Normas de comportamiento:

  1. A ayudar con las tareas domésticas.
  2. A no llevarse ninguna cosa de los demás, a pedir las cosas con permiso.
  3. A respetar las normas y las costumbres de otros.
  4. A cuidar las cosas (las suyas y las de los demás).
  5. A ser organizado y recoger las cosas que utiliza.

Valores:

  1. Amabilidad
  2. Respeto a la diversidad
  3. Obediencia
  4. Amor a la naturaleza
  5. Amistad
  6. Tolerancia
  7. Perseverancia
  8. Respeto al bien común

jueves, 19 de diciembre de 2019

ACABO EL PRIMER TRIMESTRE, MALAS NOTAS?

La escuela es el segundo hogar de tu hijo; allí aprende a convivir con otros niños y estudia para enfrentar el futuro, y se evaluación sus conocimientos para traducir los resultados en notas. En ocasiones, estas pueden contrastar con todo el esfuerzo realizado por padres e hijos. Cómo actuar si mi hijo trae malas notas?


MANTEN LA CALMA, ya que puede haber múltiples factores detrás de ese ligero fracaso. Esta actitud puede generar confianza para, mediante el diálogo; conviene analizar los motivos más frecuentes que generan esta situación pueden ser:

1. Trastornos emocionales

Muchos jóvenes se ponen nerviosos ante los exámenes, cuando deben enfrentarse a la ansiedad, la depresión y el miedo. Esto puede deberse a que son perfeccionistas o no se sienten capaces.

2. Problemas de aprendizaje

Algunos niños presentan dificultad para leer, memorizar, escribir y establecer conceptos, lo que se traduce en distracción. Estos trastornos se ven agudizados por comportamientos impulsivos, agresivos, desobediencia y falta de motivación.

3. Malos hábitos de estudio

Esta se puede considerar la causa principal del fracaso escolar, ya que muchos chicos no saben establecer estrategias para aprender. En la mayoría de los casos, el joven no sabe estudiar, es desordenado y se le dificulta el aprendizaje.

4. Dificultades familiares

Problemas como la separación de los padres, la muerte de un ser querido o un familiar enfermo de cuidados especiales pueden causar estrés y dificultar los estudios. A esto se le puede sumar los inconvenientes económicos y los problemas propios de los cambios en los chicos.


EL CASTIGO NO ES LA SOLUCION, lo ideal es que aprendan de sus errores y puedan superarse.
Si mi hijo trae malas notas, esto pueda causarme gran preocupación como mayor responsable. Sin embargo, es posible hacer frente a los sentimientos de decepción para brindar la ayuda que se necesita en estos momentos. La labor del padre no solo es castigar, sino educar y brindar las herramientas de superación. Algunas recomendaciones para dar solución al problema:

1. Evita los gritos y el drama

Gritar y dramatizar la situación solo puede empeorar el problema y dar pie a excusas y mentiras por parte de los chicos. Además, puedes hacer que el niño se asuste, llore y esconda el verdadero problema por miedo a contar lo que le sucede.

2. Comunicación franca y sincera

Es muy posible que los chicos también se sientan decepcionados de los resultados. Por ello, recuérdale lo mucho que lo quieres pese a las circunstancias y que deseas ayudarlo a superar esta difícil etapa. La sinceridad hará que el niño explique lo que él cree es el motivo de las malas notas.

3. Planificación

Una vez identificado el problema, pueden proceder a planificar las estrategias de estudio en equipo. Para garantizar el éxito, asegúrate de que cuente con los aspectos básicos como una alimentación saludable y equilibrada, un descanso suficiente y reducir las horas de videojuegos, televisión y ocio.

Establecer rutinas de estudio dinámico, en las que se integren diferentes estrategias de aprendizaje. 
Brinda apoyo y muestra cariño en cada etapa, tu hijo lo agradecerá.



En resúmen, si tu hijo trae malas notas, esfuérzate por estar calmo, respirar profundo y mostrar una actitud comprensiva. Elabora un plan de acción y refuerza positivamente su deseo por mejorar. 


lunes, 4 de noviembre de 2019

QUE PASA CON INSTAGRAM Y LOS MENORES...

Instagram establece expresamente en el primer punto de sus “Condiciones de uso” que: Debes ser mayor de 14 de años de edad para utilizar el servicio. Sin embargo, cada vez hay más menores de 14 con perfil en la plataforma. 
Un proceso de tutorización y enseñanza sobre cómo utilizar la aplicación sería lo más aconsejable. Y para ello te damos los siguientes consejos:
  1. Los niños no deben tener la posibilidad de descargarse directamente las aplicaciones que deseen; debe ser un adulto quien las descargue (y controles las claves de descarga), las instale en el dispositivo móvil (sin tarifa de datos, sólo con conexión wifi) y supervise la creación de la cuenta.
  2. El perfil debe ser privado, porque es la única forma de que pueda controlar quién ve sus contenidos, y quién puede interactuar con él.
  3. Adviértele de que no debe aceptar como seguidor a quien no conozca físicamente. Es la traslación online del: “No hables con desconocidos”. Instagram no es sólo un aplicación para compartir fotos, es también una herramienta de chat y mensajería instantánea. 
  4. Ábrete una cuenta y síguele. Para estar junto a él, para estar pendiente, para ayudarle si lo necesita. 
  5. Anímale a que piense qué imágenes compartir. Que entienda que los selfies no son la mejor opción, que idear qué fotografiar es también adoptar una mirada diferente sobre lo que le rodea. 
  6. Juega con él y con Instagram. Tomad una foto y retocarla, a ver cuál es más original. 
  7. Haz que tenga claro que ni en Instagram, ni en ningún otro lugar, tiene nadie derecho a que le amenacen, atemoricen o humillen. 
  8. Explícale que no debe, bajo ningún concepto, enviar ni mucho menos publicar ningún tipo de imagen íntima ni comprometida. 
  9. Avísale de que en Instagram, y en Internet, es muy sencillo inventarse una personalidad y decir ser quien no se es.
  10. Recuerda que el uso del dispositivo móvil ha de ser regulado. En tiempos, horarios, circunstancias de uso, lugares. Y recuerda también: los niños copian pautas de comportamiento; si te ven todo el rato pendiente de tu móvil, te imitarán.
  11. Pídele que si encuentra un perfil o cuenta con contenido que le genere inseguridad, sospechas o incluso le dé miedo, te avise.
  12. Y lo más importante, que si necesita ayuda, la pida.