lunes, 3 de diciembre de 2018

TRUCOS PARA ENSEÑAR A UN NIÑO A ESTUDIAR SOLO


El primer paso para enseñar a un niño a estudiar consiste en la preparación del área de estudio; despejar la mesa, retirar los elementos que puedan distraer, colocar una buena lámpara de escritorio y colocar libros y libretas...todo ello nos ayuda a introducirnos en el nivel de concentración adecuado. Es recomendable además, que siempre se trabaje en la misma habitación y se realicen los pasos anteriores, de manera que llegue a convertirse en una rutina diaria.
Una vez realizado el pequeño ritual, procedemos a entrar en materia:

1. Divide el temario

Lo primero que debemos hacer es dividir el tema por secciones. De esta manera tendrá una idea más clara de lo que va a estudiar y el volumen de información le resultará más fácil de manejar.

2. Involúcrate

A pesar de que el objetivo es que el niño logre estudiar por su cuenta, no debemos dejar de involucrarnos en el proceso. Es bueno que al comenzar, le animemos y que, una vez finalice, le preguntemos cómo se siente y le hagamos saber que ha hecho un buen trabajo.
Si el niño ha quedado con alguna duda, debemos aclarársela y ayudarlo, con paciencia y sin prisa, a superar sus dificultades. 
Si necesita memorizar algo, procura ayudarle con una sesión de interrogatorio. Trata de hacerla lo más amena posible para que el niño se sienta seguro de sí mismo y no se intimide ante las preguntas.

3. Trata de no forzarlo

Si lo presionas constantemente sobre la importancia de estudiar y le muestras autoridad cuando no lo hace, es posible que el niño empiece a molestarse. Por lo tanto, debes pedirle que estudie de forma relajada y lograr que sea consciente de la importancia que tiene el hecho de estudiar.

4. Descansos

Enseñar a un niño a estudiar solo también implica indicarle que los descansos siempre son justos y necesarios. Asegúrate de que tu hijo tome descansos cortos cada cierto tiempo, para evitar que se sature. 


5. Ofrece recompensas sutiles

Puede ser interesante el hecho de implementar un sistema de recompensas, basado en la equidad, para mantener la motivación y la buena disposición; partiendo de que la mayor recompensa será pasar tiempo con ellos y decirles lo orgullosos que estamos por su esfuerzo de trabajo.

6. Enseña a tu hijo a aprender

Debes enseña a tu hijo a aprender, no solo a estudiar. Anímale a aprender cosas nuevas todos los días para que comprenda la importancia del conocimiento en el día a día de todas las personas.

7. Encuentra maneras divertidas de estudiar

Puedes probar diferentes métodos y modificar el sistema de estudio de tu hijo hasta que funcione. Por ejemplo, puedes usar tarjetas didácticas, notas adhesivas en su habitación, resúmenes....cualquier fórmula es válida para que la sesión de estudio resulte entretenida y acabe en el aburrimiento.

8. Minimiza distracciones

Es crucial evitar que se distraiga. Para ello, es necesario apagar el televisor, la radio y los demás dispositivos electrónicos a su alrededor.

9. La escritura, un recurso útil

Para enseñar a un niño a estudiar solo es necesario usar el lápiz y el papel. Y es que muchos niños retienen mejor la información si escriben las cosas. Por lo tanto, es una buena idea enseñarle a tomar un folio y escribir las preguntas relacionadas con la temática que le interesa estudiar. En otras palabras, se le enseña a prepararse un cuestionario.
Lo importantes es que sea capaz de responder a todas las preguntas y que, una vez termine, las revise cada cierto tiempo para fijar la información. Este tipo de simulaciones reducirán su estrés en los días de examen.


domingo, 11 de noviembre de 2018

COMO EDUCAR EN IGUALDAD DE GENERO...

Garantizar la igualdad de oportunidades para las mujeres significa avanzar hacia una sociedad más democrática y promover un modelo social basado en las personas y no en su sexo. La educación en la igualdad empieza en casa.
A veces, como padres, no somos conscientes que los roles que adjudicamos a nuestros hijos y los valores que les transmitimos no educan en la igualdad. Esto es así porque es lo que hemos interiorizado desde nuestra infancia. 
Según los expertos no existe ningún tipo de argumento biológico que explique este tipo de diferencias. Nuestros hijos tienen que sentirse libres a la hora de expresar y escoger sus gustos y preferencias. El sexo no debería ser en ningún caso un condicionante. Cada uno de nuestros hijos, sea niño o niña, es una persona única.

- Es fundamental predicar con nuestro ejemplo. 
- Huir del lenguaje y de los comportamientos sexistas en nuestro día a día.
- Cuidar el tipo de juguetes y cuentos que les ofrecemos. 
- Fomentar el tipo de juguetes que potencien la imaginación, la creatividad, la educación emocional y el pensamiento lógico.
- Hacer un reparto equitativo de las tareas y obligaciones domésticas.

- Tratar a nuestros hijos en función de su edad y no en función de su sexo.

Desde el ANPA y continuando con nuestro Programa para la Igualdad de Género, este trimestre os presentamos "el taller ciencia mágica".

domingo, 28 de octubre de 2018

COMO ENFRENTARSE A LAS MENTIRAS...

Cuando los niños descubren que pueden manipular la verdad se abre un mundo de posibilidades ante ellos. La falta de honradez de los niños puede darse por muchas razones: porque olvidaron algo que dijeron, por decir verdades a medias, por inventar historias fantásticas...
Mentir significa tener un claro enfrentamiento con los padres. Pero al mismo tiempo, la mentira forma parte del proceso de crecimiento lo que significa que el niño comienza a darse cuenta de su propia autonomía.
Los estudios afirman que cuanto más severo eres con los castigos, los niños más capacitados se convierten en mentirosos. Los padres deben crear un ambiente seguro dónde los niños se encuentren cómodos para decir la verdad y que admitan así su falta de honradez sin miedo. 
Así pues, cómo debemos debemos actuar?


LOS NIÑOS MIENTEN POR LAS MISMAS RAZONES QUE LOS ADULTOS
Utilizamos las mentiras como pretextos, como por ejemplo, decirle a tu abuela el domingo que hay un atasco horrible y vas a llegar tarde a comer pero en realidad, es que te has quedado dormida. ​Y es que: "La mentira tiene un beneficio muy útil, ya que permite que los niños puedan conseguir lo que quieren más a menudo."
Todo el mundo ha dicho mentiras piadosas a amigos y familiares. Sin embargo es difícil para los padres que admitan que ellos tampoco son del todo honestos con sus hijos a veces. "Los padres mentimos directamente a nuestros hijos. No sólo con el Ratoncito Pérez o el Conejito de Pascua sino también cuando les decimos que la juguetería está cerrada hoy o que el pinchazo del médico no les va a doler".
Estas mentiras pueden parecer pequeñas, pero para un niño que pone toda la confianza en sus padres , es un gran asalto a su fe. "Los niños terminan dándose cuenta de las mentiras de sus padres".

NO IGNORES SUS MENTIRAS
Los papás pueden pensar que ignorando las mentiras de sus hijos dejarán de hacerlo. "Si un niño comienza a mentir y los padres le dejan ir con su mentira, el niño continuará mintiendo y creerá que esta herramienta se puede convertir en la más útil para dominar el mundo. Por lo que es muy importante que los padres "señalen" el momento en el que los niños estén tergiversando la verdad".

NO LES ETIQUETES
El punto de vista que mostramos sobre ellos, se refleja en cómo se ven ellos a sí mismos; y lo último que los padres quieren es que sus hijos piensen que son incapaces de decir la verdad.

SE COMPRESIVO  
Informa sutilmente a los niños que tú sabes perfectamente cuándo no son honestos, ya que supone una gran forma de frenarles y reducir su castigo. 
Habla con tus hijos sobre el tema, sientate con tus hijos en un ambiente relajado y les expliques que las mentiras estropean el amor y la relación que existe entre vosotros. Cuánto más mienten, más te duele el corazón. "Déjale claro que ellos siempre te pueden contar la verdad y nunca serán castigados por ello".

FRENA UNA MENTIRA
Si tienes la sensación de que tu hijo está a punto de soltar una mentira (se retuercen las manos, miran hacia el suelo...), amablemente le puedes decir: "Me haría muy feliz que me contaras la verdad". Los niños desean una relación positiva y segura con sus padres, por lo que decir la verdad mantiene la buena relación y esto significa que dirán la verdad cada vez más a menudo.

CONCLUSION
Construye un vínculo afectivo con tus hijos al final del día, será un ambiente perfecto para decir la verdad. "Esta es la clave para prevenir las mentiras porque es entonces cuando los niños se sienten seguros y más cerca de ti que nunca. De esta forma, estarán mucho más lejos de caer en el mal hábito de la mentira".