lunes, 4 de noviembre de 2019

QUE PASA CON INSTAGRAM Y LOS MENORES...

Instagram establece expresamente en el primer punto de sus “Condiciones de uso” que: Debes ser mayor de 14 de años de edad para utilizar el servicio. Sin embargo, cada vez hay más menores de 14 con perfil en la plataforma. 
Un proceso de tutorización y enseñanza sobre cómo utilizar la aplicación sería lo más aconsejable. Y para ello te damos los siguientes consejos:
  1. Los niños no deben tener la posibilidad de descargarse directamente las aplicaciones que deseen; debe ser un adulto quien las descargue (y controles las claves de descarga), las instale en el dispositivo móvil (sin tarifa de datos, sólo con conexión wifi) y supervise la creación de la cuenta.
  2. El perfil debe ser privado, porque es la única forma de que pueda controlar quién ve sus contenidos, y quién puede interactuar con él.
  3. Adviértele de que no debe aceptar como seguidor a quien no conozca físicamente. Es la traslación online del: “No hables con desconocidos”. Instagram no es sólo un aplicación para compartir fotos, es también una herramienta de chat y mensajería instantánea. 
  4. Ábrete una cuenta y síguele. Para estar junto a él, para estar pendiente, para ayudarle si lo necesita. 
  5. Anímale a que piense qué imágenes compartir. Que entienda que los selfies no son la mejor opción, que idear qué fotografiar es también adoptar una mirada diferente sobre lo que le rodea. 
  6. Juega con él y con Instagram. Tomad una foto y retocarla, a ver cuál es más original. 
  7. Haz que tenga claro que ni en Instagram, ni en ningún otro lugar, tiene nadie derecho a que le amenacen, atemoricen o humillen. 
  8. Explícale que no debe, bajo ningún concepto, enviar ni mucho menos publicar ningún tipo de imagen íntima ni comprometida. 
  9. Avísale de que en Instagram, y en Internet, es muy sencillo inventarse una personalidad y decir ser quien no se es.
  10. Recuerda que el uso del dispositivo móvil ha de ser regulado. En tiempos, horarios, circunstancias de uso, lugares. Y recuerda también: los niños copian pautas de comportamiento; si te ven todo el rato pendiente de tu móvil, te imitarán.
  11. Pídele que si encuentra un perfil o cuenta con contenido que le genere inseguridad, sospechas o incluso le dé miedo, te avise.
  12. Y lo más importante, que si necesita ayuda, la pida.

lunes, 23 de septiembre de 2019

ENSEÑAR EMPATIA A NUESTROS HIJOS...

El pasado año la ONU emitió un duro informe sobre el sistema educativo español y la segregación a la que están siendo sometidos los alumnos con discapacidad. En la mayoría de los casos, estos alumnos son enviados de manera indiscriminada a centros de educación especial donde, si bien reciben una educación adecuada, se les priva de las experiencias normalizadas que viven día a día el resto de los niños en centros ordinarios.
La lógica de la educación inclusiva es que los niños aprendan y participen juntos. En la escuela aprendemos a vivir, y aprendemos a hacerlo con o sin determinadas personas. La segregación hace sufrir más a quienes son excluidos, pero es un problema para todos. 
Como indican los expertos, la inclusión en aulas ordinarias de estos alumnos les proporcionará experiencias más satisfactorias y contribuirán a su mejor desarrollo, no solo a estos alumnos sino al completo de los estudiantes. 
Sin embargo, las familias nos mostramos muchas veces reticentes por la atención que estos niños puedan recibir en los centros ordinarios. Algunos son niños con necesidades educativas especiales por lo que requieren atención especializada y medios individualizados que los centros deben ser capaces de poder ofrecer, pero también hay que valorar lo que esa convivencia enseña a nuestros hijos, como la empatía y la solidaridad.

Entre todos, debemos ser capaces de ofrecer a todos los niños las mismas oportunidades y las mismas experiencias vitales, ésto es fundamental para formar buenos ciudadanos.
Os dejamos un corto animado para que vuestros hijos comprendan lo que significa "empatia".






miércoles, 11 de septiembre de 2019

ENSEÑA A AHORRAR A TUS HIJOS...

Comienza el curso escolar y la lista de gastos aumenta considerablemente; libros, material escolar, chandal y actividades extraescolares, constituyen un gasto añadido del que no siempre los niños son conscientes, por ello es importante enseñar a nuestros hijos cómo ahorrar. Os plateamos algunas ideas para ayudaros a ello:

1.Los niños deben entrar en contacto con el dinero.
La primera herramienta es su paga o la forma que los padres establezcan para que los niños se ganen su dinero. Haya o no asignación, lo importante es que los pequeños entren en contacto con el dinero y que lo hagan físicamente.

2.Asignarles un bote.
La mayoría de padres opta por huchas opacas (el típico cerdito o la hucha de hojalata). La mejor alternativa es un bote de plástico o de cristal transparente. Así los niños pueden ver cómo evolucionan sus ahorros, igual que el marcador de un videojuego, algo a lo que ya están acostumbrados.
Puede haber uno o más botes de plástico, dependiendo de los objetivos que tenga el niño. Si quiere una nave de Star Wars, tendrá un bote donde él mismo escriba el objetivo. Los padres deben ayudarle a marcar estos objetivos y además tendrán que darle un valor numérico, que puede ser el precio del juguete o una cantidad menor. Lo ideal para quienes están empezando a ahorrar es no fijarse demasiados objetivos (con uno será suficiente) y que no sean muy a largo plazo (un máximo de entre tres y cuatro semanas). Con el tiempo se pueden añadiendo metas y ampliando marcos temporales.

3.Servir de ejemplo.
Ahorrar, cosa que no siempre es sencilla, y demostrarle a los pequeños que nosotros también podemos comprometernos para conseguir un objetivo.

4.Incentivar el ahorro.
Ahorrar puede hacerse duro para los pequeños y pueden necesitar un empujón. Para ayudarles se pueden establecer incentivos como poner una parte de lo que cuesta lo que quieren conseguir o, todavía mejor, ayudarles a pensar fórmulas para ganar más dinero. De esta manera se fomenta también su mentalidad emprendedora.

5.Tener objetivos de ahorro en familia.
Un objetivo común servirá para cohesionar a la familia y hacer ver a los niños que forman parte de la toma de decisiones en algo tan importante como el dinero. El mejor objetivo para empezar, las vacaciones en familia.

6.Enseñarles a aprovechar las oportunidades.
Los cumpleaños y la Navidad son el momento idóneo para trabajar el pensamiento estratégico a largo plazo. En lugar de acumular regalos se les puede hacer ver que existe la posibilidad de que pidan dinero o junten regalos para conseguir una meta más alta.

7.Ahorrar en recursos.
El ahorro no sólo puede enseñarse a través del dinero. No malgastar recursos en casa es otra forma de conseguir inculcar hábitos saludables para las finanzas personales de los pequeños.
El reciclaje de bolsas..., cerrar el grifo del agua, o apagar la luz, son hábitos que ejemplifican e inculcan el ahorro en nuestros hijos.